ConPan
Recetas Sitios

Bizcocho fluido (coulant) de chocolate

Votos de usuario : 4.6 / 9 votos
Click en tu Voto  :

Hoy tenemos un postre muy popularizado desde hace un tiempo, que gusta a casi todo el mundo (salvo los enemigos del chocolate). Con pocas variantes en cuanto a ingredientes o elaboración, aunque errores de bulto en cuanto a tiempo de cocción.

Nosotros le hemos dado nuestro toque personal, con un acompañamiento de crema de chocolate blanco aromatizada con hierbabuena o menta.

Bizcocho fluido (coulant) de chocolate
Para 4 raciones

Dificultad: normal
T. Preparación: 15 min.
T. Espera: 1 hora
T. Cocción: 12 min.

Ingredientes:

120 gr. de chocolate negro 70%
80 gr. de mantequilla
2 huevos medianos
60 gr. de azúcar
40 gr. de harina
una pizca de sal

para la crema de base
105 gr. de chocolate blanco
35 gr. de leche
unas hojas de hierbabuena o menta

Elaboración:

Para esta receta viene bien cualquier tipo de chocolate con un alto contenido de cacao, al menos un 70% para que salga realmente negro. Nosotros compramos en vez de tabletas (que dan más trabajo para licuar) las pepitas de chocolate de Valor, que hay negras y blancas. Y cuando las compramos por primera vez enseguida se nos ocurrió el usarlas juntas, para hacer algo un poco diferente a lo habitual.

A la hora de hacer la masa del bizcocho fluido es importante tener los huevos a temperatura ambiente, para que la mezcla esté fluida mientras la trabajamos y poder verterla fácilmente en los moldes. A este respecto podemos usar flaneras (aunque queda un poco fea de forma), moldes de aluminio que venden para muffins o -como es nuestro caso- un molde de silicona con 6 huecos (más cómodo pues no necesita enharinar y se desmolda facilísimo).

En un bol grande batiremos los huevos con el azúcar hasta espumarlos bien y que se disuelva del todo el azúcar. (nota: la cantidad de azúcar está rebajada sobre el original por llevar el acompañamiento bastante dulce de chocolate blanco. Si lo vas a hacer sin ésta crema, sube la cantidad de azúcar a 80 gr.)

Mientras, ponemos a derretir el chocolate y la mantequilla en el microondas, hasta que esté calentito al tacto (unos 45 ºC). Revolver bien mientras se está derritiendo (al menos un par de veces) y al final, para que termine bien integrada la mantequilla con el chocolate.

Añadimos a los huevos batidos la mezcla del chocolate con la mantequilla, y cuando esté bien mezclado incorporamos la harina tamizada. Todo esto se puede hacer a mano con una varilla o con una batidora con varillas, al principio a velocidad fuerte para espumar, al final suave para mezclar.

Si usamos moldes que no sean de silicona les damos un toque de mantequilla y enharinamos para que no se pegue. Llenaremos hasta cosa de 1 cm. del borde, pues luego subirán apreciablemente (aunque es difícil que desborde).

Dejaremos enfriar los moldes ya rellenos al menos 1 hora en la nevera, para que estén fríos por dentro en el momento de cocinarlos.

Y mientras se enfrían (o antes) podemos hacer una estupenda crema blanca mentolada de acompañamiento. Y esto sí que es fácil... simplemente pones en un cacito las hojas de hierbabuena o menta con la leche, y le das un hervor. A los 10 minutos cuelas la leche y le incorporas las pepitas de chocolate blanco. Pones a fuego suave y vas revolviendo hasta que se disuelva. Con las cantidades dadas (triple de chocolate que de leche) sale una crema que queda fluida incluso a temperatura ambiente. Resérvala para el montaje del plato.

Ahora toca la parte realmente difícil de la receta. Cuando empezamos a hacerla vimos muchas recetas que daban tiempos de unos 8 minutos a 180 ºC, y la verdad es que nuestras primeras experiencias fueron un fracaso: desmoldabas y se espachurraba todo el contenido. O sea que cuenta con que te va a costar 2 o 3 pruebas hasta que cojas perfectamente el tiempo en tu horno.

En nuestro horno (y calienta bien) hemos dado con los siguientes datos: horno precalentado con calor circular (turbo) a 220 ºC, y 11-12 minutos de cocción. Y sale casi perfecto... pero ya te digo que cada horno es un mundo y tendrás que probar en el tuyo, haciendo si quieres una primera tanda de prueba: sacas uno a los 9 minutos, desmoldas y miras lo que pasa. Si está líquido esperas 1 o 2 minutos y sacas otro... así hasta que te salga bien. Es un desperdicio, pero es lo que hay, no se te ocurra hacerlo por primera vez si te vienen invitados!

De todas formas, el punto correcto de horneado se nota cuando la crema ha subido y se empieza a agrietar la superficie (pero justo, que es fácil pasarse). En ese momento lo sacas y dejas enfriar 10 minutos antes de desmoldarlos. Procura que no sea mucho antes de comerlos, para que no se enfríen en demasía.

Finalmente se monta el plato con una base de la crema de chocolate blanco mentolado y el bizcocho fluido sobre la misma. Y disfruta de este exquisito coulant de chocolate a tope!

Escribe tu Comentario: