ConPan
Recetas Sitios

Mollejas de cordero con setas al ajillo

Votos de usuario : 4.2 / 17 votos
Click en tu Voto  :

Es muy típica la preparación de las mollejas de cordero troceaditas, empanadas y fritas. Fácil de hacer y sabroso, si le añadimos un poco de ajo picadito un poco frito con perejil. 

En este caso presentamos una variación en la que añadimos unas setas para complementar los sabores y texturas. Sin mucha complicación añadida pero sí más sabroso y completo a la hora de comer.

Mollejas de cordero con setas al ajillo

 

Para 2 raciones

Dificultad: normal
T. Preparación: 30 min.
T. Cocción: 40 min.

Ingredientes:

200 gr. de mollejas de cordero
300 gr. de setas de cultivo (pleurotus)
2 dientes de ajo
2 ramitas de perejil
Pan rallado

Elaboración:


Ante todo limpiamos bien las mollejas de cordero. Quitamos toda la grasa, restos de sangre y telillas que puedan llevar. Las lavamos en abundante agua y las dejamos escurrir. Finalmente las secamos bien, pues es imprescindible para que se empanen bien y no salten al freírlas.

Troceamos las mollejas en trocitos de bocao al gusto, y las ponemos extendidas sobre una tabla, donde las salaremos con sal fina y un poco abundantemente.

Finalmente las empanamos. Para que no se peguen lo mejor es poner en un cuenco una capa de pan rallado, repartir (una a una preferiblemente) los trozos de molleja por encima, cubrir con una capa fina de pan rallado, otra capa de mollejas... hasta acabarlas. Luego revovemos con las manos procurando que estén bien separadas y cojan el pan por todos lados. Finalmente las sacamos a un plato retirando el exceso de pan rallado.

Las setas las limpiamos bien a ser posible sin pasar por agua (si son de cultivo no necesitarán casi limpieza, justo quitarles alguna impureza). Les cortamos el rabo sin piedad, y las cortamos en trozos a nuestro gusto, pero que no sean muy grandes para poder comer juntos un trozo de seta con una molleja.

En una sartén ponemos un poco de aceite y hacemos por 15 minutos los ajos muy picaditos, a fuego suave para que no cojan color. Añadimos las setas y un poco de agua y dejamos hacer por otros 15 minutos hasta que estén las setas, añadiendo el perejil picado y salando como 5 minutos antes de acabar. Mantenemos caliente hasta emplatar.

Las mollejas las freimos en freidora con el aceite muy caliente hasta que estén doraditas, pasándolas luego a un plato con papel de cocina para que absorva el exceso de aceite. Si se hacen en más cantidad habrá que hacer varias tandas para que estén sueltas. No les añadiremos ajo y perejil como es habitual pues ya los llevan las setas.

Finalmente servimos a nuestro gusto, aunque para el caso pensamos que lo mejor es en una fuente con las setas repartidas y las mollejas sobre ellas, para que no se reblandezca el empanado con la humedad de las setas.

Como digo, el contraste de sabores y texturas de éstas mollejas con setas (con el aroma añadido del ajito y perejil) es muy especial, y con poco trabajo podemos lograr un plato de los de quedar bien con invitados ;)

No hay comentarios
Escribe tu Comentario: