ConPan

Pudin de cabracho

Votos de usuario : 4.3 / 13 votos
Click en tu Voto  :

El pastel o pudin de cabracho es un plato sencillo de preparar, y una forma de lograr que coman pescado algunos a los que no les gusta demasiado... empezando porque ya está limpio y sin espinas, además de que al comerlo frío es otra historia.

Este plato es ideal para tener en la nevera ya preparado con antelación, y si tenemos invitados es muy cómodo y vistoso además de delicioso.

Pudin de cabracho
Para 3-4 raciones

Dificultad: normal
T. Preparación: 45 min.
T. Cocción: 45 min.

Ingredientes:

1 Cabracho de aproximadamente 1/2 kilo
1/2 cebolla
1 trozo de verde de puerro
1 zanahoria pequeña
1/2 hoja de laurel
6 granos de pimienta
6 langostinos medianos o gambas grandes
3 cucharadas de salsa de tomate
100 cc. de nata líquida
3 huevos
Sal
Pimienta blanca
Salsa rosa

Elaboración:

Para este pastel podemos utilizar cabracho (kabraroka) o cualquier otro pescado, pero éste le da un buen sabor. También podemos dejar el pescado en trozos o triturarlo. Nosotros hemos optado por lo último y añadir unos langostinos picaditos para que tenga tropezones.

Empezamos picandos las verduras en juliana, y las ponemos a cocer con las especias, unos 15 minutos para hacer un caldo corto. Luego añadimos el cabracho entero o en dos, y lo mantenemos otros 15 minutos hasta que quede cocido.

Limpiamos bien el cabracho de pieles y espinas, sacando exclusivamente la carne limpia, y repasando dos veces para comprobar que no nos hemos dejado ninguna espina.

En un bol batimos los huevos con la nata y el tomate, cuando esté bien batido añadimos el cabracho. Como he dicho nosotros en este punto batimos bien para que quede una mezcla homogénea y sin que apenas se note el pescado. Pero se puede dejar desmigado, o incluso batir una parte y añadir otra en trocitos, al gusto.

Añadimos ahora los langostinos o gambas limpios y troceaditos (en crudo), y revolvemos bien.

Volcamos en un molde adecuado (rectangular) y metemos al horno al baño maria a 200º, en una bandeja profunda con un par de dedos de agua que haya estado previamente 10 minutos calentando. Necesitará de 45 a 60 minutos para que se cuaje bien. Comprobarlo metiendo una aguja y que salga bien seca. Si vemos que a media cocción se dora demasiado la superficie lo cubrimos con un poco de papel de plata.

Por último, desmoldamos con cuidado el pudin una vez que esté frío.

Una manera sencilla de presentar el pudin de cabracho puede ser en platos individuales con lechuga cortada en juliana y salsa rosa. Aunque nosotros hicimos un "plato combinado" como en la foto, añadiéndole un tomatito en rodajas y un par de espárragos. Por supuesto sacar la salsa en salsera para añadirse más al gusto. Y a disfrutar!.

Escribe tu Comentario: