ConPan

Bonito encebollado

Votos de usuario : 4.2 / 49 votos
Click en tu Voto  :

El bonito o atún blanco es un pescado muy sabroso, pero muchas veces nos queda seco por hacerlo en exceso, bien por no controlar el tiempo de cocción o incluso la zona o forma del corte.

El encebollado, aparte de ser muy sencillo de realizar, deja el bonito más jugoso, y si además utilizamos un corte de la cola o el cogote (aunque los lomos quedan bien si los cortas a lo largo), y controlamos bien el tiempo, resultará exquisito.

Bonito encebollado
Para 4 reciones

Dificultad: normal
T. Preparación: 1 hora 10 min.
T. Cocción: 5 min.

Ingredientes:

600-700 gr. bonito del norte (atún blanco)
3 cebollas blancas
1/2 pimiento verde (opcional)
50 cc. aceite

Elaboración:

Pelamos las cebollas y las cortamos en juliana con el pimiento (éste es opcional, si queremos usarlo deberá estar muy fino). Las ponemos en una sartén o cazuela baja con el aceite a pochar. Al principio un poco fuerte, para reducir a los 10 minutos (podemos añadir ahora un poco de agua o vino blanco para ayudar a que se haga, si es vino además le añadirá sabor) y dejamos a fuego suave y tapado durante al menos 1/2 hora (cuanto más suave y más tiempo mejor, hasta más de 1 hora).

Una vez hecho lo destapamos, subimos el fuego y salamos. Dejamos hacer hasta que evapore todo el líquido que haya soltado, y luego más, que se irá dorando, hasta que coja un poco color (removiendo a menudo para que no se queme).

El bonito lo habremos comprado a ser posible en un trozo (como he dicho mejor de cola o cogote, pero si no un lomo hermoso), y lo tendremos limpio, pelado y sin espinas ni zona oscura (el peso que se da es ya limpio). Lo cortamos en trozos medios, en sentido a lo largo para que salga más jugoso, y de unos 2 o 3 cm. de grosor.

Lo salamos por ambos lados con una buena sal, lo colocamos sobre la cebolla a fuego medio, y lo tapamos. Dejamos 3 minutos y damos la vuelta. En otros 2 o 3 minutos debería estar, aunque mejor nos fijamos, y ante la duda cortamos un trozo por la mitad: debe estar todavía rosado en el centro (para otros grosores, lo mejor es calcular 1 minuto por centimetro).

Es importante hacerlo al momento mismo de comer, pues si lo dejamos pre-hecho se resecará. Pero podemos tener la cebolla caliente para en un momentito ir a la cocina y hacerlo. Y en el rato que sacamos la cazuela a la mesa y lo servimos, el bonito encebollado se habrá terminado de hacer, y estará jugosísimo y muy sabroso.

Escribe tu Comentario: