ConPan
Recetas Sitios

Tarta de queso al jengibre

Votos de usuario : 5.0 / 2 votos
Click en tu Voto  :

Una receta fácil de tarta de queso, bastante clásica por otra parte, pero transformada al utilizar galletas de jengibre (que compramos en Ikea) para la masa de la base.

Sin necesidad de horno, se hace con poco trabajo, simplemente necesita un cierto tiempo de congelador.

Tarta de queso al jengibre
Para 2 raciones

Dificultad: facil
T. Preparación: 50 min.

Ingredientes:

100 gr. de galletas de jengibre (de Ikea)
40 gr. de mantequilla
200 gr de queso blanco (Philadelphia)
40 gr. de azucar glass
2 hojas de gelatina
25 gr. de mermelada de frutas rojas

Elaboración:

Como molde, al ser solo para 2 personas, no hemos encontrado ninguno adecuado, asi que usamos una tartera de acero de 16 cm de diametro. Si quieres hacer el doble para 4 personas, puedes usar el típico molde para tartas con la base desmoldable. 

En cuanto al queso, aunque lo típico es hacerlo con queso blanco, nos ha dado muy buen resultado mezclar una parte (sobre 1/3) de otro queso cremoso, como los cheddar o camembert de President.

Por una parte haremos la base de la tarta, triturando finamente las galletas con la trituradora de vaso y mezclándolas bien con la mantequilla ablandada.

Forramos el molde con esta pasta, poniendo algo más de la mitad en el fondo y el resto en las paredes. Lo alisaremos y apretaremos bien con un vaso recto o un bote de cristal para que quede aún más liso, igualado y compacto.

Se mete al congelador durante 1/2 hora.

Para el relleno primero ponemos en un vaso con agua fría la gelatina (cortada en trozos con unas tijeras) durante 5 minutos. Cuando esté blanda la ponemos con 50 cc. de agua bien caliente para que se derrita (o quitamos un poco de agua y metemos al microondas a templar).

Colamos la mermelada y le incorporamos dos cucharadas de la gelatina para que no se nos desparrame al cortar la tarta.

Batimos los quesos y el azucar glass e incorporamos el resto de la gelatina. Cuando esté todo bien mezclado se rellena la tarta con ello, alisando bien, y volvemos otro rato al congelador.

Cuando ya esté cuajado el queso, repartimos la mermelada por encima (si se ha solidificado la metemos un momento en el microondas para licuarla de nuevo) y ya podemos dejarla en la nevera hasta el momento de consumirla.

Para desmoldarla calentaremos un poco el molde para que salga facilmente.


Otras recetas que te pueden interesar...
... o quizás prefieras Ver más Postres

No hay comentarios
Escribe tu Comentario: